PASOS PREVIOS A LA ADOPCIÓN DE UN PERRO O UN GATO

Adoptar a un perro o un gato es un momento maravilloso. La ilusión de conocerlo, saber que es el elegido e imaginarte en unos segundos todas las vivencias que estáis a punto comenzar a vivir juntos. Sin embargo, es importante no olvidarse de que más allá de la emoción hay una serie de pasos previos a la adopción que se deben seguir para garantizar el bienestar de toda la familia, en especial si ya hay
otros perros y/o gatos en casa.

Por tanto, los pasos previos a la adopción serían:

1. Tener en cuenta quienes ya forman parte de la familia

El primer punto será tener en cuenta los miembros de la familia, tanto humanos como peludos, ya que la opción predilecta suele ser la de

adoptar un cachorro, por la creencia de que se adaptaran mejor a un nuevo entorno, y a veces no es una buena idea.

Por ejemplo, si hay niños muy pequeños en casa, que no son capaces de controlar bien sus movimientos ni la fuerza de estos, un gatito podría ser muy delicado, y queriendo interactuar con él, sin control, le podrían hacer mucho daño. Del mismo modo, si en casa ya hay perros y/o gatos muy mayores que se pasan el día descansando, la energía y búsqueda constante de atención de un gatito podría resultar demasiado intensa y estresante para ellos.

Por tanto, lo primero será tener en cuenta las edades de los miembros de la familia, y en el caso de perros y gatos también si han tenido experiencias previas con perros y gatos, para saber si, quizá, necesiten de un periodo de adaptación mayor.

Pero, sobre todo, lo más importante será tener en cuenta sus personalidades, porque ahí es donde reside la clave del éxito, en que sus caracteres sean parecidos.

2. Tener en cuenta la disponibilidad real

Además de valorar que será un gran compañero de vida para todos los miembros de la

familia, será importante valorar también si se dispone del tiempo y los recursos necesarios para garantizar una buena convivencia.
Por ejemplo, será importante disponer de tiempo en el momento de la adopción para poder dedicar tiempo a su introducción en la familia. Por ello, se recomienda que la adopción sea en un periodo vacacional o fin de semana, para poder estar presentes durante los primeros días de adaptación.
También habrá que valorar que se podrán afrontar no solo los gastos constantes, como comida o arena, sino también las posibles urgencias médicas. Así como afrontar posibles cambios como la llegada de un bebé o una mudanza. Una adopción supone un compromiso de por vida.

 

3. Tener en cuenta el entorno

Siempre y cuando exista espacio para todos no es necesario disponer de una casa enorme para garantizar la calidad de vida del gato o el perro, pero sí será necesario aprovechar al máximo el espacio.
En el caso de los perros no sólo será importante proporcionarles paseos de calidad, sino también garantizar que en casa se dispone de espacios para él; zonas de descanso, comederos, bebederos, juguetes… Y en el caso de los gatos, la necesidad de que el entorno sea adecuado es todavía mayor. Debemos proporcionarle zonas de descanso, superficies a diferentes alturas, zonas donde esconderse, zonas que
rascar, acceso controlado al exterior (aunque sea a través de una ventana), áreas de juego, y, por supuesto, comederos, bebederos y areneros.
Y si en casa hay algún perro y/o niño que pueda resultar muy invasivo se podrá valorar realizar una habitación segura solo para el gato, por si quiere acceder a “desconectar” un ratito.

Teniendo en cuenta estas consideraciones previas, y sabiendo que se puede afrontar la situación y se dispone de los medios (y las ganas) de proporcionarle un hogar, llegará el momento de enamorarse de un gato y/o perro y tramitar la adopción. Aunque, como último paso antes del gran día, no hay que olvidar tener la casa con todo preparado para su llegada.

 

 

Un artículo de:

Marta Olivares Fernández
mof.etologia@gmail.com
676 72 83 15
www.mofetologia.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.